«M. Proudhon ha escrito en sus Confesiones de un revolucionario estas notables palabras: "Es cosa que admira el ver de qué manera en todas nuestras cuestiones políticas tropezamos siempre con la teología". Nada hay aquí que pueda causar sorpresa, sino la sorpresa de M. Proudhon. La teología, por lo mismo que es la ciencia de Dios, es el océano que contiene y abarca todas las ciencias, así como Dios es el océano que contiene y abarca todas las cosas» (Donoso Cortés).

viernes, 19 de diciembre de 2014

MANUEL PARRA CELAYA: De estrellas y de estelas

Tomo prestado este título de aquel gran maestro de las letras y de los sueños que fue Eugenio Montes, cuyo nombre no dirá nada a nuestros españolitos informados en las aulas de la ESO, y me lo ha susurrado al oído en un día triste –tras el fallecimiento de mi madre- la alegre musa de la Navidad cercana.

jueves, 18 de diciembre de 2014

ÁNGEL DAVID MARTÍN RUBIO: No todas las religiones son iguales: identidad católica y relativismo religioso

Cardenal Martini: Milán, 1994
A diferencia de lo que ocurre con otras religiones (como la musulmana o la judía) que siguen configurando la ordenación sociopolítica en los países en que han sido impuestas, el cristianismo ha desaparecido como fundamento de cualquiera de las naciones que formaron la Cristiandad, fieles en esto a los presupuestos sentados en su día por John Locke (1632-1704) y difundidos por la ideología liberal.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

ANTONIO CAPONNETTO: El sueño de San José


Y estando José pensando en abandonar en secreto a María, he aquí que el Ángel del Señor le apareció en sueños, diciendo: ‘José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque su concepción es del Espíritu Santo’
(Mateo 1, 20)

Le pesaban los brazos más que nunca esa noche,
de acarrear la madera, de dar forma a aquel leño,
fatigado de troncos y virutas filosas
el cuerpo le pedía la horizontal del sueño.

Sumaba otro cansancio que no da el martilleo
ni el buril contra el cedro o el listón de cerezo,
limaduras del alma cuando duda y vacila
reclamando el sosiego del tálamo o el rezo.

A solas con la pena de sospechar amando
-amando la pureza del ser indubitable-
lo vio dormir inquieto la luna nazarena
propicia para un ángel que en el silencio hable.

Lo llamó por su nombre, agregando el linaje
por remembrar promesas como el vino a la Vid,
por disiparle el miedo, el pálpito escondido:
Nada temas José, hijo leal de David.

Lo que guarda tu esposa no es obra de la carne,
ni de los terrenales y humanos himeneos,
es el Verbo anunciado desde todos los siglos,
nacerá entre pastores, sonarán jubileos.

Alégrate en las nupcias anunciadas al alba,
selladas con el “hágase tu palabra en mi vida”.
Y al mentar al misterio, calló el ángel doblando
en señal de alabanza su ballesta bruñida.

Llegada la vigilia y con ella la lumbre
al corazón contrito como al del justo Job,
se hizo lirio el cayado y una rosa el recelo,
su paz era una escala que revivió a Jacob.

Danos José la gracia de saber que la Esposa
no es la adúltera oscura de quien la quiere infiel,
no es la merecedora del epíteto duro
sino esa tierra fértil “que mana leche y miel”.

Cuida Santo Patriarca al Niño y la Señora,
de los lobos bramando en negras ventoleras,
cuídanos el pesebre, el sagrario y la misa,
quede todo en tus manos augustas, carpinteras.

Antonio Caponnetto

lunes, 15 de diciembre de 2014

MANUEL PARRA CELAYA: Demagogias

Tanto las gentes de derecha del partido en el poder como las gentes de izquierda del partido de la oposición acusan al líder indiscutido e indiscutible de Podemos de demagogo. Posiblemente tienen razón, ya que, como buena expresión de eso que llaman populismo, ha sabido recoger la indignación de una parte de la sociedad, sobre todo de la juvenil, y señalar las villanías del Sistema. Hasta aquí, santo y bueno por mi parte: no estoy muy lejos de sus críticas ni del escepticismo generalizado sobre las bondades de lo que se presentaba como quintaesencia de la democracia.

domingo, 14 de diciembre de 2014

ÁNGEL DAVID MARTÍN RUBIO: Alegraos: el Señor está cerca


Basílica de San Pablo. Toronto (Canadá)

Como es sabido, el tercer Domingo de Adviento recibió el nombre de Gaudete por la primera palabra de su Introito, parcialmente conservado en la antífona de entrada de la liturgia reformada: «Gaudete in Domino semper, iterum dico: gaudete…»

lunes, 8 de diciembre de 2014

ALBERTO GONZÁLEZ RODRÍGUEZ: Desfiló una vez más la infantería

Opinión invitada


Por su condición de plaza fuerte crucial en la divisoria entre España y Portugal, Badajoz es una ciudad estrechamente unida al Ejército. Para muchos, dado su papel a lo largo del tiempo en continuos episodios bélicos y castrenses, la historia de Badajoz es, sobre todo, su historia militar. Desde luego es uno de sus componentes principales. Hablar pues de lo militar, en esta ciudad, es cosa normal, y no hay historiador o cronista que no lo haya hecho.

ÁNGEL DAVID MARTÍN RUBIO: Tota pulchra es Maria

La Fiesta de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen es la más solemne de todas las que celebra la Iglesia en este Santo tiempo de Adviento. Además, ninguno de los Misterios de María Santísima está más conforme con los motivos de oración y meditación que nos propone la Liturgia de la Iglesia durante este período de esperanza.

La intención de esta Fiesta no es sólo conmemorar el momento en que comenzó la vida de la Virgen María en el seno de su madre Santa Ana, sino también honrar el sublime privilegio en virtud del cual fue preservada del pecado original, al que nos hallamos sujetos, por decreto supremo y universal, todos los descendientes de Adán, desde el instante en que somos concebidos.

El 8 de diciembre de 1854, el papa Pío IX, por Bula dogmática, y con el consentimiento de todo el Episcopado católico, definió solemnemente como artículo de fe la Concepción Inmaculada de la Santísima Virgen. «Dios otorgó a la Santísima Virgen este privilegio porque convenía a la santidad y majestad de Jesucristo que la Virgen destinada a ser su madre no fuese ni un instante esclava del demonio» (Catecismo Mayor).

I. «Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje, éste te aplastará la cabeza, y tu le aplastarás el calcañar» (Gen 3, 15; vulgata).

Brilla aquí el primer rayo de luz después del primer pecado del hombre. En el mismo instante de la caída, el corazón paternal de Dios anuncia la futura reparación y salvación por medio de Cristo

«La descendencia de la mujer vencerá al demonio de la misma manera que el hombre aplasta la cabeza de una serpiente. La descendencia de la mujer es, en general, el género humano; más principalmente, el Salvador Jesucristo que es la Cabeza de toda la humanidad. Contiene, pues, este versículo el primer anuncio del futuro Redentor. Se le da por ello el nombre de “Protoevangelio” (“primera Buena nueva”)». (Vaccari cit. por Mons. Straubinger, Santa Biblia, in loc. cit.).

Al triunfo del Salvador va asociada su Madre: «Tota pulchra es, Maria: et macula originalis non est in te» - «Eres toda Hermosa María, y en ti no hay mancha de pecado original» (Misal Romano, 1962: 8-diciembre, Alleluia). Así canta la Iglesia en este día y, si en verdad hay una criatura que pueda considerarse hermosa, es la Virgen Santísima. En ella, desde el primer instante de su existencia, está la plenitud de la gracia; «llena de gracia», la llama el Arcángel en su saludo (Lc 1, 28). Por eso se ponen en su boca aquellas palabras que la Escritura dice de la Sabiduría divina: «Yo soy la Madre del Amor Hermoso» (Ecclo 24,24). Un amor hermoso porque tiene como principio y como fin al Dios tres veces santo, que es toda la Hermosura, toda la Bondad y toda la grandeza.

II. La maternidad divina de María es el fundamento de éste y todos los privilegios marianos.

En la 2ª Lectura de la Misa (Ef 1, 3-6) vemos cómo el Eterno Padre nos predestinó para ser hijos suyos. Gracia que Dios nos otorga, según el designio de su eterna misericordia, dándonos en Cristo, con Cristo y por Cristo, participación de la propia divinidad que nos ofrece a sus hijos, igualándonos al Unigénito.

Así se cumplió la promesa de Dios a nuestros primeros padres en el Paraíso: hemos sido redimidos por la Sangre de su Hijo, el Verbo de Dios encarnado, el hijo de Santa María siempre Virgen y, nosotros mismos, somos hijos de sus dolores maternales.

Por eso María Inmaculada es gloria de la humanidad redimida en Cristo y alegría de los fieles. Además, para nosotros, españoles, está fiesta resulta especialmente memorable pues aclamamos a la Inmaculada por celestial Patrona:

«Porque el culto y el amor a la Virgen María de tal manera está encendido en los corazones españoles, que se halla enlazado con toda su historia y brilla como una honrosa distinción en el espíritu de sus hijos. No hay acto nacional de trascendental importancia en que no aparezca la imagen de María» (Vázquez de Mella).

Mostrémonos dignos de nuestros antepasados por la devoción al Misterio de la Inmaculada Concepción. Seremos verdaderamente devotos de María cuando sepamos ser verdaderos adoradores de su Hijo.

Que el gozo de este día se concrete en propósitos eficaces de ser como Jesucristo pide y exige de nosotros, de ser puntos luminosos en medio de la oscuridad de este mundo. Será el mejor obsequio que podremos ofrecer a nuestra Madre en su día.

Como españoles y cristianos aprendamos a invocar a María como Madre para que vayamos creciendo cada día en amor a la Virgen y que Ella nos vaya haciendo cada día más semejantes a su Hijo Jesucristo. 

Publicado en Adelante la Fe
Ángel David Martín Rubio


JUAN VÁZQUEZ DE MELLA: La Inmaculada Concepción




Hoy celebra nuestra Madre la Iglesia la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

Por misterioso designio de la Providencia, en el siglo de la sensualidad y del positivismo, Pío IX, desde la Cátedra de San Pedro, hizo la apoteosis de la pureza, declarando solemnemente la Inmaculada Concepción de María, de la misma manera que en frente de la soberbia racionalista definió la infalibilidad pontificia.

ALBORÁN: En la conmemoración de la Patrona de España

El pasado mes de Noviembre fue, una vez más, un tiempo dedicado muy especialmente a rezar por las almas de los que nos precedieron, especialmente por los que nos dieron la vida y la forma de ser, y por los que compartieron nuestros ideales y trabajos. Inmediatamente después, el mes de Diciembre es, para muchos de las antaño denominadas Armas y Cuerpos de los Ejércitos, un mes para exaltar la camaradería y el compañerismo con los que más directamente comparten con nosotros la defensa de España, además de un tiempo de recuerdo y devoción a las Patronas de Infantería, Artillería, Aviación y, sobre todo, de España. 

Empecemos por recordar que el 8 de noviembre de 1760 el Papa Clemente XIII proclamó a la Inmaculada Patrona de España, o, mejor dicho, de las Españas, lo que incluye a los Virreinatos de América y Filipinas.


La Inmaculada, primordialmente, Santiago y Santa Teresa, Patronos de nuestra Patria, junto con el Ángel Custodio de España. La Inmaculada es Patrona también de «Las Españas», así como de la Infantería (entre otros muchos Cuerpos)

sábado, 6 de diciembre de 2014

ÁNGEL DAVID MARTÍN RUBIO: Preparad el camino del Señor

Evangelio Dominical



En la primera lectura de la Misa de este segundo Domingo de Adviento (Is 40, 1-5. 9-11), Isaías que había vaticinado la cautividad del pueblo hebreo en Babilonia, le consuela ahora con la profecía de su libertad: se acabó su aflicción y está perdonada su maldad.

Para proclamar su anuncio, el profeta se sirve de la imagen de los mensajeros o pregoneros que en la antigüedad se encargaban de anunciar la llegada de los reyes, requiriendo a los habitantes para que arreglasen los caminos y alejasen los obstáculos. Ello obligaba a rellenar valles y hondonadas, rebajar montes y colinas, enderezar sendas torcidas... (vv. 3-4).

MANUEL PARRA CELAYA: Boicots

El tema no es nuevo, y suele repetirse por estas fechas prenavideñas, del mismo modo que los papanoeles en la puerta de los grandes almacenes, las luces callejeras y los anuncios de la Lotería Nacional. Me refiero a las propuestas y contrapropuestas de boicot a determinados productos, según las inclinaciones políticas de sus supuestos propietarios y de los usuarios de blogs, cuentas de twitter y demás medios telemáticos.

lunes, 1 de diciembre de 2014

ÁNGEL DAVID MARTÍN RUBIO: ¿Rezamos al mismo Dios?


En relación con los comentarios que ha provocado alguna noticia de efímera actualidad y reiterada escenificación en los últimos años, puede ser oportuno recordar y precisar algunos conceptos que ya expusimos en otra ocasión acerca del Misterio de la Santísima Trinidad.

GABRIEL GARCÍA HERNÁNDEZ: Cuenta atrás

Llegó el mes de diciembre y comienza la cuenta atrás para el final del año. Cuando queramos darnos cuenta, los televisores nos bombardearán con las noticias más destacadas de este 2014; entre ellas el adiós del campechano monarca que, por lo visto, los españoles nos dimos en 1978, y el fiasco de un equipo de fútbol que antes se llamaba Selección Nacional pero ahora responde al nombre de La Roja, con el buenrollista marqués del Bosque al frente y que, como pretenden que sea la España constitucional, caben desde los folklóricos de lo cañí hasta los más hipócritas palmeros del secesionismo.

domingo, 30 de noviembre de 2014

ÁNGEL DAVID MARTÍN RUBIO: ¡Velad!

Evangelio Dominical

Jean Cousin: El Juicio Final
I. Como es sabido, el nombre que designa al tiempo con el que comienza el Año Litúrgico (Adviento) guarda relación con la triple venida de Dios de que nos habla la Revelación. Cristo que es el mismo ayer, hoy y siembre (Heb 13, 8): vino, viene y vendrá. Como recordaba dom Gueranguer, este misterio es a la vez simple y triple. Simple, porque es el mismo Hijo de Dios el que viene; triple, porque viene en tres ocasiones y de tres maneras.

«En el primer Advenimiento, dice San Bernardo en el Sermón quinto sobre el Adviento, viene en carne y debilidad; en el segundo viene en espíritu y poderío; en el tercero viene en gloria y majestad; el segundo Advenimiento es el medio por el que se pasa del primero al tercero."» [1].

sábado, 29 de noviembre de 2014

CHRISTOPHER FLEMING: Una Muerte Repentina

Hans Memling: El Juicio Final
El domingo pasado, en la sobremesa de una reunión familiar, salió el tema de la muerte súbita provocada por una malformación cardiaca. Varios de los los presentes dijeron que esa muerte les parecía la mejor posible. La razones aducidas eran que "ni te enteras" y "te vas en un momento". Yo expresé mi opinión de que una muerte repentina era más bien una desgracia, la peor muerte posible. Mis cuñados ya saben de sobra lo que pienso sobre temas de fe y de moral, y me toman por un loco de manicomio. Sin embargo, todos se extrañaron muchísimo de oírme decir eso. Como si hubiera dicho que me encantaba tomar el sol en la lluvia.

MANUEL PARRA CELAYA: De Benavente a Berlanga

Como, a juzgar por los escaparates y por los adornos laicos (y generalmente cursis), ya estamos casi en Navidad, me decidí a sacar el sinnúmero de cajas y envoltorios que contienen el Pesebre familiar; al desenvolver cuidadosamente las figuritas, hallé una desconocida e insospechada: se trataba del “pequeño Nicolás”.

"La democracia: un debate pendiente" de Antonio Caponnetto

El jueves 11 de diciembre, a las 19 hs, en Junín 1063, Buenos Aires, Argentina, el Dr. Antonio Caponnetto presentará su nuevo libro titulado:

LA DEMOCRACIA:UN DEBATE PENDIENTE
Respuesta al Dr. Héctor Hernández
Buenos Aires, Ediciones Katejon, 447 ps.,vol. I.

La presentación estará a cargo del Dr. Jordán Abud.

Ese día la obra se venderá a un precio promocional de 180 $. Para quienes no puedan asistir y estén interesados en adquirirlo, deben comunicarse con: katejon@outlook.com o ventas@buencombate.com o a los siguientes tel.: Carlos José Díaz: (011)15-6133-4150;Romina Ayala de Díaz: (011) 15-6237-5117; (011) 2071-3974(después de las 17 hs).

Asimismo, el libro estará a la venta en diferentes librerías, sobre las que iremos informando a los interesados. El día de la presentación, Ediciones Katejon ofrecerá también a precios promocionales sus títulos anteriores: Notas sobre Juan Manuel de Rosas y Fidelidades, ambos del mismo autor

Antonio Caponnetto

viernes, 28 de noviembre de 2014

JESÚS FLORES THIES: Irreconocible

El que suscribe puede presumir de pocas cosas, pero de una de ellas se enorgullece: la de llevar el Ejército en la sangre casi desde el día de su nacimiento, viviendo en cuarteles, establecimientos militares o relacionados con él.

JOSÉ MIGUEL GAMBRA: "Yes we podemos"

Opinión invitada


Hace falta un grado elevado de ingenuidad para creer en la espontaneidad de los indignados del 15 de marzo. También hace falta para creer que los mandatarios de la democracia hayan representado, alguna vez, los intereses del electorado o para pensar que el poder omnímodo que confiere la Constitución a los partidos iba a verse libre de la corrupción. Eso no quita un ápice de razón a las protestas de marzo del 2011: lo que se llama crisis, como si fuera fruto del azar de la que nadie es culpable —cosa harto dudosa— ha sido aprovechada para sumir a muchos en la miseria y para que bancos y poderosos se enriquezcan todavía más. La denominada corrupción política no ha hecho más que hacer patente el lado del que se colocan los supuestos representantes del pueblo. Se considere bajo el prisma democrático o desde la simple moral natural, ni el latrocinio, ni la usura tienen posible defensa y, por consiguiente, es perfectamente razonable el enfado de los que se manifestaron en marzo.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

FRAY SANTIAGO CANTERA MONTENEGRO: Homilía en la Celebración de la Santa Misa el 20 de noviembre de 2014

Queridos hermanos:

En el aniversario de su muerte, ofrecemos hoy especialmente el Santo Sacrificio de la Misa por las almas de José Antonio Primo de Rivera y de Francisco Franco, a las que unimos, como se hace en esta Basílica todos los días, la intercesión por las almas de todos los Caídos en la Guerra Española de 1936-1939, indistintamente del bando al que pertenecieran. Los dos difuntos por los que hoy oramos de un modo más particular manifestaron en sus testamentos la confianza de ser acogidos por la Misericordia divina a la hora de la muerte, el deseo de morir en el seno de la Iglesia Católica y una expresión de perdón y de paralela petición de perdón a quienes tenían algo contra ellos.