«M. Proudhon ha escrito en sus Confesiones de un revolucionario estas notables palabras: "Es cosa que admira el ver de qué manera en todas nuestras cuestiones políticas tropezamos siempre con la teología". Nada hay aquí que pueda causar sorpresa, sino la sorpresa de M. Proudhon. La teología, por lo mismo que es la ciencia de Dios, es el océano que contiene y abarca todas las ciencias, así como Dios es el océano que contiene y abarca todas las cosas» (Donoso Cortés).

martes, 25 de septiembre de 2012

1937: año decisivo. Resumen y audio de las ponencias

Desde la web del Colectivo Guadarrama se puede acceder al resumen de las ponencias presentadas en la Jornada de Estudios: 1937, el año en que se decidió la Guerra Civil. 75 Aniversario de las batallas. En el Canal de audio del Foro Historia en Libertad pueden escuchar la exposición de dichas ponencias llevada a cabo los pasados 21 y 22 de septiembre en el Instituto-CEU de Estudios Históricos

domingo, 23 de septiembre de 2012

Adios, Esperanza, adios


Razones personales y familiares ha alegado Esperanza Aguirre para dimitir y dejar la vida política activa. Confiamos en que debajo de la fórmula genérica y cortés, habrá causas que la Presidenta de la Comunidad de Madrid se reserva y, por ello, respetamos su decisión de abandonar el puesto que le confiaron mayoritariamente los votantes sin esperar al final de la legislatura.

Ya en 1983, Esperanza Aguirre ocupaba cargo en el Ayuntamiento de Madrid en la oposición frente a Enrique Tierno Galvan, representante de lo peor del socialismo de “la movida”, más tarde continuado por Barranco y, definitivamente desbancado por el Partido Popular hasta la fecha. En 1996 formó parte del primer Gobierno de Aznar como Ministra de Cultura. En sustitución del también Popular Alberto Ruiz Gallardón, llegaba en 2003 a la presidencia de la Comunidad de Madrid, cargo que ha revalidado en posteriores consultas. Sin embargo, resulta difícil no poner su retirada en relación con el fracaso de las iniciativas que proponían su candidatura para reemplazar a Rajoy, aprovechando su discurso pseudo-españolista y favorable a ciertas reformas frente a la pura inercia y al bajo perfil ideológico que caracterizan al presidente gallego.

Sufrió un accidente de helicoptero, una grave cadena de atentados en Bombay y muchas de sus intervenciones públicas son recordadas por su tono y contenido, a veces con un punto desafiante para sus opositores. Al tiempo, los comentaristas han puesto de relieve su capacidad para forjarse una imagen propia y para encontrar gran respaldo popular desde unos modestos orígenes políticos. Sería injusto no reconocer aspectos positivos en su gestión de la Comunidad de Madrid que el socialismo de Leguina había dejado al borde del colapso.

Varios de los columnistas de Tradición Digital han manitestado en diversos medios y desde esta misma tribuna su crítica a la actuación política de Esperanza Aguirre. Anclada en los presupuestos del más rancio liberalismo, ha denostado acerbamente los restos de la legislación social herededada del régimen de Franco. Caracterizada defensora de la cultura de la muerte, ha aplicado inflexiblemente los mecanismos abortistas previstos en la legislación aprobada y mantenida por los gobiernos socialistas y peperos. A pesar de todo, la dirigente madrileña ha visto respaldada su conducta por destacados representantes eclesiásticos en sus apariciones públicas en actos de culto.

En Tradición Digital consideramos al Partido Popular en general y a Esperanza Aguirre en particular no como el “mal menor” sino como verdaderos rivales políticos, enemigos declarados de los ideales religiosos y patrióticos que aquí sostenemos. Aguirre ha colaborado, como pocos, en el proceso que nos ha conducido a la honda crisis que padecemos. La libertad -mal entendida- que figura en el frontispicio de su ideología, no solamente nos ha llevado a la insolidaridad entre las diversas regiones de España y está en trance de acabar con la política social, sino que ha liquidado la vida moral, ha justificado la ofensa a la dignidad de la persona, la ridiculización de los valores religiosos y el menosprecio a nuestra historia.

Pero precisamente por todo eso, le deseamos a Esperanza Aguirre lo mejor en esta nueva etapa de su vida. Y lo mejor, lo que pedimos para ella, es que el silencio y la reflexión sean el caldo de cultivo de una honda y sincera rectificación.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Novedad bibliográfica: “Extremadura: de la República a la España de Franco”


Extremadura: de la República a la España de Franco (Una visión Historiográfica)
Ángel David Martín Rubio (Coord.)
Prólogo de José Javier Esparza
Ediciones Barbarroja, Madrid, 2012
Formato: 15 x 21 cm.
Colección Memoria Histórica
332 págs.
PVP: 20’00 €
PEDIDOS: http://www.libreriabarbarroja.com/
info@libreriabarbarroja.com
Teléfono: 913 566 823
AUTORES:
Antonio Manuel Barragán Manuel Barragán-Lancharro
Moisés Domínguez Núñez
Manuel Martín Lobo
Ángel David Martín Rubio
Rafael Moreno García
Luis Vicente Pelegrí Pedrosa
Francisco Pilo Ortiz
Pablo Sagarra Renedo
CONTENIDO:
SEGUNDA REPÚBLICA
Hace 75 años… José Giral y el pucherazo del Frente Popular en Cáceres (1936)
El fracaso de la reforma agraria de la Segunda República
Revolución en Badajoz: los asaltos de fincas rústicas en la madrugada del 25 de marzo de 1936
Un discurso incendiario: Badajoz, mayo de 1936, ¿Premonición o certeza de la Guerra Civil?
GUERRA CIVIL Y REVOLUCIÓN
Violencia en la provincia de Badajoz (1931-1939): “Bajo el signo de la revolución”
19 y 20 de julio de 1936: lo realmente ocurrido en Monesterio
Jacques Berthet, “El inicio del mito”: Badajoz 27 de julio de 1936
Nombres para no olvidar: coronel Ildefonso Puigdengolas Ponce de León
La memoria de una fotografía que no fue “cazada” en Badajoz
Agosto 1936: tres oficiales asesinados en Feria
El Quintillo: un desconocido “tren de la muerte” en la Extremadura Roja
Expropiación agraria y decepción social (1931-1939)
Comunistas en la Extremadura Roja: los izquierdistas asesinados por la República en Cabeza del Buey
Miguel Hernández: un poeta en la Extremadura Roja
El bombardeo de Cáceres y la aviación en Extremadura durante el primer año de Guerra (1936-1937)
¿Memoria histórica extremeña? La verdadera “columna de la muerte”
Castillos del siglo XX. Fortificaciones de la Guerra Civil Española en Castuera (Badajoz)
LA ESPAÑA DE FRANCO
Embalses, regadíos, colonización y repoblación forestal en Extremadura: Plan Badajoz y regadíos de Cáceres
Franco no hizo absolutamente nada por Extremadura
Carlos Liñán: pastor protestante durante la República, la Guerra y el Franquismo
20 de noviembre de 1975: el impacto de la muerte de Franco en Extremadura
HISTORIA FRENTE A MEMORIA
Las fosas de Mérida
Las listas de la memoria histórica en Extremadura: ¿fraude o incompetencia?
La web de Memoria Histórica en Extremadura
Las fosas de Mérida
Las listas de la memoria histórica en Extremadura: ¿fraude o incompetencia?
La web de Memoria Histórica en Extremadura retira su lista de presuntas victimas
Carta de un niño gitano a los titiriteros de la memoria
Una cruz profanada: unilateral memoria histórica en Castuera
El mapa de fosas: nuevo fraude de la memoria histórica en Extremadura
LIBROS
“Bajo cielos de plomo”
“República y Guerra Civil en Monesterio”
“La matanza de Badajoz”

Pulse sobre este enlace para leer la presentación

martes, 11 de septiembre de 2012

ÁNGEL DAVID MARTÍN RUBIO: Clamor nacional: que pongan a Novell en su sitio


Las últimas declaraciones de D.Javier Novell -nos resistimos a llamar homilía a una soflama de ese carácter-, han destapado el rostro de otro obispo que se pone al servicio de las tesis políticas del nacionalismo parasitario.
La situación a la que los partidos y organizaciones inspiradas en esta ideología están llevando a España en general y a regiones como Cataluña en particular es lo suficientemente grave como para merecer que Novell hubiera pronunciado una condena sin paliativos del nacionalismo.
Lejos de apuntar una crítica, para el actual ocupante de la diócesis de Solsona “estar a favor de la independencia de Cataluña es perfectamente legítimo moralmente y, por tanto, los católicos, si lo desean, puede ser independentistas”. De auténtica blasfemia cabe calificar el hecho de haber recurrido a nuestra Santísima Madre en refuerzo de sus peregrinas teorías: “nacida en un país ocupado y oprimido, sabe bien lo que significan las esteladas. ¿Qué le vamos a explicar sobre deseos de independencia política?”.
Como una verdadera manipulación se debe considerar también el recurso a textos del Vaticano II o de Juan Pablo II silenciando que, precisamente por la lección de la más reciente historia europea de los siglos XIX y XX las enseñanzas de los Papas (y del propio Juan Pablo II) están llenas de advertencias acerca de la incompatibilidad entre el nacionalismo y un auténtico patriotismo y de los peligros que este disolvente principio supone para la convivencia y el bien común.
Quienes -como Novell- pretenden avalar el nacionalismo desde la doctrina católica juegan a la confusión de esta ideología con el verdadero patriotismo que es el amor y la piedad hacia la Patria y cuyo principal fundamento teológico es la virtud de la piedad además de otros títulos como la justicia legal, la caridad y la gratitud.
Al sano patriotismo se oponen dos pecados. Por defecto se opone el internacionalismo de los hombres sin patria, que desconocen la suya propia con el especioso pretexto de que el hombre es ciudadano del mundo. Por exceso se opone el nacionalismo exagerado, que ensalza desordenadamente a la propia patria como si fuera el bien supremo y desprecia a los demás países con palabras o hechos, muchas veces calumniosos o injustos.
Este último sentimiento fue adquiriendo en la segunda mitad del siglo XIX y en el XX formas más particulares dentro de cada nación. Se han fomentado nacionalismos cada día más estrechos a los que cabe aplicar con propiedad el nombre de separatismos, con lo cual se ha perjudicado a las grandes entidades formadas por la historia. Rozando en ocasiones extremos racistas, se ha acentuado la nota separatista en tal forma de desconsideración y desestima a otros pueblos o naciones, que en el fondo se ha incurrido en auténticos vicios farisaicos.
Tal es el caso de los nacionalismos mecidos en la crisis decimonónica y consolidados en la medida que España ha perdido o se le ha arrebatado todo proyecto común y se han borrado las raíces de su propia identidad. Con razón se ha señalado que la crisis de identidad de una Patria se produce, entre otras vías por querer ser otro, por renunciar a ser y por diluir el ser en una ingenua y utópica sociedad universal.
No somos ingenuos. Sabemos que quienes promovieron al episcopado a D.Javier Novell conocían perfectamente su perfil político. Pero no perdemos la esperanza y es nuestra obligación alzar la voz pidiendo al Papa que tome las medidas oportunas para poner a Novell en su sitio.
Y mejor, si hay una frontera por medio.

12 Respuestas a Clamor nacional: que pongan a Novell en su sitio

  1. Simplemente ha dicho que la independentista es una postura compatible con la fe católica, cosa que me parece totalmente cierta,
    __________________________________
    Esto es falso en las actuales circustancias históricas de la sociedad española Ya lo puede decir el Papa si le place. Atenta directamente contra el cuarto, quinto y séptimo mandamientos, pues no sólo se hace menosprecio al legado patrio, sino que se daña a las personas y además se pretende robar tal legado.
    Que en un pais ficticio, como tantos que se crearon tras las guerras mundiales, o en un pais que ha sido anexionado forzosamente tras una guerra, se pueda hablar de legitimidad de su independencia es algo distinto. Pero en paises conformados durante siglos bajo una autoridad común y que comparten un mismo destino histórico se venga a romper todo ese legado porque unos señores se inventaron un cotarro provinciano adornado con la ideología nacionalista a finales del siglo XIX para poder meter tajada en lo que era el cotarro del gobierno central, estaríamos ante una auténtica inmoralidad. Los obispos que contribuyen a tal inmoralidad no son auténticos pastores de sus comunidades, sino mercenarios que llevan el rebaño a grandes males.
  2. Sinceramente, creo que no se han parado a reflexionar sobre lo leído y lo que ustedes critican.
    El obispo Novell no ha abogado en esa frase que citan ustedes por la independencia, no ha mostrado su postura. Simplemente ha dicho que la independentista es una postura compatible con la fe católica, cosa que me parece totalmente cierta, porque no tiene por qué entrar en conflicto con la moral cristiana, y, si entra, explíquenme dónde, y lleguen a la conclusión ustedes mismos de que dentro de la Iglesia se pueden tener diferentes opiniones políticas.
    El asunto es que, en mi opinión, acaban ustedes de juzgar gravemente a un obispo de la Iglesia de una forma bastante ligera, pues no se han parado a reflexionar seriamente (dejando sentimientos a un lado) sobre sus palabras, que, a mi parecer, no son ninguna herejía ni nada.
    • En TD no consideramos que éste sea un tema opinable. En el artículo hay argumentación suficiente para entender que el nacionalismo separatista catalán es incompatible con el catolicismo. A nosotros la postura personal de Novell no nos importa, allá él con su conciencia, lo que nos preocupa es que el titular de una sede episcopal diga que el independentismo es compatible con el catolicismo, eso es precisamente lo grave. En efecto, el de la fe y el de la opción política son dos ámbitos distintos, como lo son el de la fe y, por ejemplo, el de las opciones sexuales y económicas. Pero no por eso es compatible con la fe birlarle al prójimo la mujer o el salario. La fe es compatible con muchas opciones políticas pero no con todas.
  3. Pingback: Clamor nacional: que pongan a Novell en su sitio « El Heraldo Montañés
  4. En efecto, no promueve el nacionalismo sino el más vil separatismo. A diferencia de los medios neocónicos, me gustaría que nos dijera cuando hemos exaltado en TD a Javier Novell. Informar de sus ocurrencias pseudopastorales como hicimos en otra ocasión no es ninguna exaltación.
  5. Pingback: “Diada”, dislates, verdades, distorsión y sedición | Tradición Digital
  6. Los que estais desnortados sois vosotros que habeis pasado en dos días de exaltar al Sr. Obispo por sus rectas posiciones morales y por su doctrina a atacarlo duramente sin ni tan siquiera haber leido la homilia o intentar entender lo que pasa en Catalunya.
    Solo estais escuchando lo que dicen en Madrid y no habeis preguntado a los que vivimos aquí.
    Recomendar al Sr. Obispo que use más su breviario sin conocerlo es bastante patético. Practicais la demagogía sin informaros. Y os llamais cristianos. Que patético!
    Además el Sr. Obispo no promueve el nacionalismo. No os enterais de nada.
    Endavant Sr. Bisbe estem amb vosté en la pregària.
    • Haciendo una búsqueda sale esto sobre novell:
      http://tradiciondigital.es/?s=novell&x=0&y=0
      No veo la “exaltación”.
      • Dice Vd. que no nos hemos enterado de ¨lo que pasa en Catalunya¨.Sí nos hemos enterado.Sabemos que creeis que, independientes, tendréis mas pasta a repartir entre vosotros solos. A los demás pueblos de España ¨que los zurzan¨¨. Vosotros, a lo largo de la historia habeis tenido mas inversión de España que el resto de las regiones. Inversión que no solo es económica sino,sobre todo,en mano de obra barata del resto de España para que ¨engordarais¨ a costa de la solidaridad de la NACION ESPAÑOLA. Y ahora, cuando nos considerais una lacra, quereis abandonarnos como a apestados. Vaya por delante que la lacra sois vosotros. Tambien económica. Pero sobre todo moral. Si hubiera un referendum, yo votaría a favor de daros una patada en salva sea la parte y mandaros a hacer puñetas. PUÑETEROS PESETEROS. Eso es lo que sois. No os necesitamos para nada. Pero no lo lograreis porque vosotros mismos, los nacionalistas separatistas, comprenderéis que no os interesa. Que os zurzan.
  7. “Cuando el Diablo no tiene nada que hacer, con el rabo mata las moscas”. Y bien lo dice el refran, pues Msr. Novel una de las dos:o no tiene nada que hacer, o bien no sabe otra cosa que hacer que alentar el odio catalanonacionalista y nada menos que desde el pulpito. Y se queda tan fresco el hombre. Da verguenza ajena el pobre.
    Mas le valiera a este Monseñor dedicar mas tiempo a leer su breviario
    y hacer pias acciones , que a promover el separatismo catalan.
  8. Todo se resume a lo mismo de siempre: MODERNISMO. No le den más vueltas.
  9. Un obispo canalla y traidor a su patria que promueve el odio fratricida y a la postre la guerra civil tal como en otros lados otros obispos promueven que se quite el nombre de Dios de las constituciones. Ese es el fruto de la Congregación de Obispos.
    Lo peor es el silencio de toda la Conferencia Episcopal, tan tibios y canallas como dignos émulos de Oppas.

domingo, 9 de septiembre de 2012

Mártires extremeños más cerca de los altares


El próximo sábado 15 de septiembre tendrá lugar en Córdoba la Clausura de la fase diocesana del Proceso de canonización de los mártires de la persecución religiosa en el siglo XX en España. La (Siervo de Dios Juan Elías Medina, presbítero y 131 compañeros mártires: presbíteros, religiosos y seglares). El acto se celebrará a las 11,30 de la mañana. A continuación, presidirá la celebración de la Santa Misa de Acción de Gracias, el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo.

En 1936 pertenecían a la Diócesis de Córdoba las Parroquias que entonces estaban integradas en el Arciprestazgo de Castuera (Benquerencia de la Serena, Cabeza del Buey, Castuera, Helechal, Malpartida de la Serena, Monterrubio de la Serena y Peraleda del Zaucejo). Por ello, alguno de estos mártires nacieron o sufrieron gloriosa muerte en la provincia de Badajoz.

Reseñamos el nombre de los mártires vinculados con la provincia de Badajoz cuyo proceso diocesano se cerrará el próximo sábado:

SACERDOTES
Diego BALMASEDA LÓPEZ, * Castuera (Badajoz) + Zarza-Capilla (Badajoz), 17-agosto-1936
Adolfo Bonifacio CAMACHO CABALLERO, * Castuera (Badajoz) + Castuera, 25-julio-1936
Andrés HELGUERA MUÑOZ, * Belalcázar (Córdoba) + Castuera (Badajoz), 22-agosto-1936
Juan MUÑOZ MEDIAVILLA, * Cabeza del Buey (Badajoz) + Cabeza del Buey (Badajoz), 29-noviembre-1936
Julián RIVAS ROJANO, * Baena (Córdoba) + Cabeza del Buey (Badajoz), 13-agosto-1936
Lorenzo Atanasio RODRÍGUEZ CORTÉS, * Cabeza del Buey (Badajoz) +Castuera (Badajoz), 25-julio-1936
Jesús de SANDE TENA, * Monterrubio de la Serena (Badajoz) + Villaharta (Córdoba), 27-septiembre-1936
Andrés SERRANO MUÑOZ, * Cabeza del Buey (Badajoz) + Cabeza del Buey (Badajoz), 13-agosto-1936
Pedro SIMANCAS VALDERRAMAS, * Cabeza del Buey (Badajoz) + Cabeza del
Buey, 28-noviembre-1936
Antonio Frutos TENA AMAYA, * Benquerencia de la Serena (Badajoz) + Malpartida de la Serena (Badajoz), 6-septiembre-1936
Ángel de TENA MARTÍN, * Benquerencia de la Serena (Badajoz) + Hinojosa del Duque, 23-agosto1936

LAICO
Francisco FERNÁNDEZ Y SÁNCHEZ TORIL, * Cabeza del Buey (Badajoz) +Cabeza del Buey (Badajoz), 28-XI-1936
Por otro lado, extraña el escaso número de seglares que han sido seleccionados para la apertura de los procesos cuando fueron el grupo más numeroso de asesinados. Así en los pueblos del arciprestazgo de Castuera se ha incluido, con toda justicia, a la totalidad de los sacerdotes, y solamente a un laico de un total de más de doscientas víctimas buena parte de ellas pertenecientes a la Adoración Nocturna, Juventud Católica o Conferencias de San Vicente.

Algunos datos sobre las víctimas de la persecución religiosa en los pueblos del Arciprestazgo de Castuera:

- Cabeza del Buey.
La noche del 12 al 13 de agosto se llevó a cabo en el cementerio de Cabeza del Buey el fusilamiento de un grupo de treinta y siete personas, entre las que se encontraban dos sacerdotes, el párroco don Julián Rivas Rojano y don Andrés Serrano Muñoz, capellán de las carmelitas. El coadjutor don Diego Balmaseda López y dos seglares, don Ernesto Donoso Donoso y don Jacinto Gómez-Bravo Donoso sobrevivieron a ese fusilamiento del 13 de agosto pero serían hechos prisioneros de nuevo y asesinados dos días más tarde. El sacerdote lo fue en el cementerio de la cercana localidad de Zarza Capilla tras sufrir crueles tormentos.

En las noches del 27 al 29 de noviembre, y a consecuencia de una revuelta protagonizada por anarquistas, además de algunos izquierdistas fueron fusilados numerosos vecinos sin ninguna relación con lo sucedido. Entre ellos se encontraban el coadjutor don Juan Muñoz Mediavilla y don Pedro Simancas Valderramas.

- Benquerencia de la Serena y Peraleda del Zaucejo
El párroco de Peraleda, don Frutos Tena Amaya, fue detenido en Benquerencia en compañía de su hermano de diecisiete años, Antonio Tena, y ambos fusilados en el cementerio de Malpartida de la Serena el 3 de septiembre de 1936.

- Castuera
El coadjutor don Bonifacio Camacho Caballero fue maltratado durante la noche y fusilado con los brazos en cruz y de rodillas, en la puerta de la ermita de Santa Ana (25-julio-1936). En la tarde del mismo día, quince vecinos fueron trasladados al lugar conocido como “Arenal” y fusilados. Entre ellos se encontraba el coadjutor don Atanasio Rodríguez Cortés.

El párroco, don Andrés Helguera Muñoz, fue conducido con una veintena de sus feligreses a las proximidades de la estación de “El Quintillo” donde les dispararon a las piernas y, cuando algunos aún se encontraban con vida, les rociaron con gasolina y les prendieron fuego (22-agosto-1936).

- Monterrubio de la Serena.
El párroco de Villaharta (Córdoba) don Jesús Sande Tena, que se encontraba detenido en esta localidad, fue entregado y fusilado el 28 de septiembre de 1936.

*   *   *

Siempre es motivo de alegría una noticia como ésta aunque hay que dejar constancia de que llega con mucho retraso, cuando ya han muerto la inmensa mayoría de los testigos que podían aportar declaraciones de primera mano de aquellos sucesos.

También cuando se ha perdido en buena parte el inconmesurable tesoro de heroísmo y de espiritualidad atesorado por aquellos mártires silenciados durante tantos años porque instancias oficiales del poder político y de la Iglesia se dieron durante años la mano para borrar cualquier rastro de su recuerdo en los pueblos donde vivieron y murieron.

Solamente sobre ese vacío previo ha podido germinar la semilla de la manipulación política y del rencor que hoy lleva a rendir homenajes a los asesinos y a las ideologías que inspiraron el holocausto.

jueves, 6 de septiembre de 2012

ÁNGEL DAVID MARTÍN RUBIO: Quinto, Codo y Belchite: 75 aniversario de una defensa laureada


La región aragonesa fue dominada con relativa facilidad en los días inmediatos al Alzamiento Nacional ya que el general Miguel Cabanellas se sumó al Movimiento y el impulso de la cabecera de División resultó esencial para el alineamiento de las restantes guarniciones. Después de haber rechazado el intento de mediación del enviado de Madrid, general Núñez de Prado, a partir de las cinco de la mañana del 19 de julio se inició la ocupación de Zaragoza por fuerzas del Ejército. Proclamado el estado de guerra, se apoderaron con facilidad del Gobierno Civil y de los demás edificios públicos y de comunicaciones aunque la noche anterior la CNT-FAI, predominante entre el elemento revolucionario de la ciudad, había declarado una huelga general y generando una resistencia que sería reprimida. Gracias a la actuación decidida de las fuerzas del Ejército y orden público a las que se sumaron desde el primer momento voluntarios civiles, la situación se presentaba tensa pero segura y en pocos días quedaba asegurado el control de la ciudad a pesar de que carecía prácticamente de defensas naturales y que era susceptible de sufrir ataques desde diversas direcciones.
La formación del frente aragonés
El resto de la provincia de Zaragoza también se incorporó a la Alzamiento en los días siguientes: en las comarcas de Calatayud y Daroca, el Regimiento de Artillería proclamó el estado de guerra el 20 de julio y procedió al control de los pueblos. En las demás zonas, donde no existían guarniciones, las autoridades militares ordenaron a los diversos puestos de la Guardia Civil la destitución de los Ayuntamientos y el nombramiento de nuevos gestores municipales. De esta forma se produjo el triunfo inicial en la mayoría de las localidades, si bien algunas de ellas requirieron la intervención de tropas para controlar la oposición o asegurar definitivamente el control.
Por su parte, la pequeña guarnición de Huesca ayudada por numerosos voluntarios también se había sublevado y triunfó y Teruel, la tercera de las capitales aragonesa, quedó igualmente bajo control de los nacionales. En situación mucho más comprometida aún que la de Zaragoza, ambas capitales fueron ciudades cercadas durante muchos meses pues el predominio alcanzado en los primeros momentos en Aragón, se reveló precario enseguida. A partir del 24 de julio una serie de columnas organizadas desde Barcelona y formadas por miles de milicianos mezclados con unidades regulares y fuerzas de orden público, iniciaron la ocupación del territorio aragonés a través de tres vías:
- Al norte, una de las columnas, al llegar a Lérida, emprendió la marcha a través de los Pirineos y, a través de Barbastro, se dirigió contra Huesca y más tarde amenazó a Zaragoza desde el sector de Alcubierre.
- Por el centro, la carretera general Barcelona-Lérida-Zaragoza, fue el itinerario seguido por Durruti y el Comandante Pérez Farrás que ocuparon Caspe y otros lugares. El 8 de agosto llegaban a Osera donde fueron frenados definitivamente.
- Hacia el sur, la columna mandada por el anarquista Ortiz y el Comandante Salavera, cruzó el Ebro en Bujaraloz, participó en la toma de Caspe, continuó en dirección a la provincia de Teruel apoderándose de varias localidades y volvió a avanzar sobre Zaragoza, precipitándose hacia los pueblos de Quinto, Codo y Belchite, en los que no logró entrar.
 Belchite (sin línea protectora alguna y en el vértice de un ángulo formado por la línea de frente que dejaba a la localidad prácticamente indefensa) fue considerado por los frentepopulistas, desde el primer momento, como uno de los puntos críticos del despliegue nacional, siendo objeto de continuos ataques. Por las mismas fechas, otra columna (la de Tarragona, mandada por el teniente coronel Mena) atacó y arrolló a las patrullas nacionales en la zona de Lécera (Zaragoza) y Albalate del Arzobispo (Teruel) ocupando un buen número de poblaciones de la comarca pero serán incapaces de romper el frente estabilizado en las inmediaciones de Quinto, Codo y Belchite, localidades que permanecerán durante meses en primera línea de fuego soportando frecuentes ataques del enemigo y drásticas medidas de orden público que provocaron la aplicación de los preceptos del bando de guerra y la ejecución de un número relativamente elevado de izquierdistas. En todo caso estas represalias se iniciaron cuando ya se había tenido ocasión de comprobar el brutal comportamiento de las columnas frentepopulistas en los pueblos aragoneses que habían ocupado dejando a su paso un rastro de terror y, en el caso de Belchite, están relacionadas con las actividades protagonizadas por los revolucionarios de la localidad que trataron de apoderarse de la población desde dentro el 6 de agosto determinando el inicio de registros y cacheos para desarmar a los elementos extremistas, siendo duramente castigados aquéllos que apresados anteriormente quisieron huir.
En octubre de 1936, los dirigentes de la CNT, cuyas columnas controlaban buena parte de la retaguardia aragonesa y hacían irregular acto de presencia en aquellos frentes, decidieron establecerse por su cuenta y crear el Consejo de Aragón (que acabaría siendo reconocido por el propio Gobierno en diciembre del 36) con sede en Caspe y con mayoría absoluta para los libertarios pero con participación de las organizaciones del Frente Popular. Este hecho marca una segunda etapa en la que los comités revolucionarios fueron sustituidos por consejos municipales, la administración de justicia pasa paulatinamente a los Tribunales Populares y tiene lugar la militarización de todas las columnas armadas a finales de abril de 1937. Finalmente, una intervención gubernamental, siguiendo las tesis comunistas, pondría definitivamente fin a este predominio anarco-sindicalista disolviendo el Consejo de Aragón por decreto en agosto de 1937 y desarticulando violentamente toda su organización, que ya estaba atravesando una profunda crisis, mediante una intervención de la 11 División de Enrique Líster.
QUINTO DE EBRO (Posición Nº2). Detalle de las trincheras, aun existentes, con el cementerio al fondo (www.requetes.com)
La ofensiva del Ejército Popular sobre Zaragoza
Pocos días después, el Ejército Popular iniciaba una ofensiva cuyo objetivo estratégico (la ocupación de Zaragoza) tenía también un claro alcance político: donde habían fracasado las columnas anarquistas se pretendía que iban a triunfar las grandes unidades de inspiración comunista. Las operaciones se iniciaron en la madrugada del 24 de agosto de 1937 y el Ejército Popular consiguió algunos avances pero las resistencias decisivas de las pequeñas guarniciones nacionales impidieron que, a pesar de la aplastante superioridad de medios, las tropas del General Pozas alcanzaran su objetivo.
La defensas de Quinto, Codo y, sobre todo de Belchite, alcanzaron un tono heroico. Los defensores de Quinto, se replegaron la noche del 24 al 25 de agosto de 1937 a la iglesia y casas vecinas de donde no fueron desalojados hasta la tarde del día siguiente. En Codo, los requetés del Tercio de Nuestra Señora de Montserrat combatieron en el casco urbano, casa por casa, hasta que lograron romper el cerco en una desesperada salida con innumerables bajas. Sólo Belchite prolongaría durante quince días su increíble resistencia protagonizada por su pequeña guarnición y la población civil, apenas unos 2.000 hombres que combaten en las calles, casa por casa, durante el día y la noche.
Los sitiados carecen pronto de víveres y municiones a pesar de que la aviación nacional procura arrojárselos. Las uni­dades enviadas en socorro de Belchite para liberar a sus defensores, refugiados por último en los edificios algo más fuertes de la localidad, no pueden abrirse camino a pesar de su empeño. Los requetés, que se han batido bravamente en el Seminario, se incor­poran a los defensores de la población, al no ser posible prolongar allí la resistencia. El 6 de septiembre, cuando tres cuartas partes de los defensores han sido baja y no puede continuar la resistencia, trescientos sitiados con el comandante Santa Pau a la cabeza, en una salida desesperada y heroica logran salvar las líneas enemigas y llegar al campo nacional.

Bandera del Tº de Monserrar con la corbata de la Cruz Laureada (www.requetes.com)
La venganza del Frente Popular
Pero el drama no había finalizado para los que fueron hechos prisioneros en Quinto, Codo y Belchite una vez ocupadas las poblaciones. Buena parte de ellos, tanto soldados como civiles, fueron asesinados sobre el terreno, en el mismo momento en que se efectuaban las detenciones. Así, en los olivares cercanos a Codo, primer lugar en que se concentró a la población evacuada de Belchite, se procedió por las fuerzas ocupantes con la intervención de algunos elementos extremistas de la localidad a la selección de prisioneros y en el acto asesinaron sin más procedimiento ni declaraciones a algunos paisanos de la villa, varios sanitarios y fuerzas excombatientes. Mientras la “Pasionaria” hollaba las ruinas todavía humeantes de Belchite, el también comunista Líster se encargaba personalmente de estos crímenes junto con las fuerzas a sus órdenes hasta que la intervención de un mando superior, determinó el traslado de los restantes prisioneros para ser interrogados y sometidos a depuración previa.
Buena parte de ellos fueron fueron traslados a cárceles y campos de concentración, siendo fusilados en las semanas siguientes. Por ejemplo, los prisioneros que habían sido llevados a Monegrillo y Castejón de Monegros fueron sacados de allí en la mañana del 14 de septiembre y los bajaron por la carretera de Zaragoza a Barcelona. Un poco antes de llegar a la altura de Pina de Ebro les hicieron abrir una zanja de unos 300m. de largo por 2 de ancho que sirvió para tumba de militares, falangistas, requetés y paisanos. Escenas semejantes habian ocurrido con posterioridad a la ocupación de Quinto y Codo, población esta última donde fueron asesinados incluso un grupo de requetés que, por estar gravemente heridos, no habían podido intentar la evacuación de sus posiciones.
Otra circunstancia que llama la atención es que, una vez ocupados estos pueblos, se practicó la deportación de grandes grupos de población, como estrategia o método de guerra con finalidades políticas y militares muy concretas: controlar una retaguardia considerada hostil e insegura. En Quinto a unas dos mil personas se las llevó a los pueblos del Bajo Aragón donde eran repartidos por las casas. En Belchite fueron evacuados todos sus habitantes restituyendo luego a los elementos de izquierda y dejando a los de derechas confinados en pueblos de Teruel hasta su liberación. Los presos más significados ingresarían en las prisiones y campos de concentración (San Miguel de los Reyes, Lérida, Barcelona…) donde algunos encontraron la muerte bien por fusilamiento o debido a las durísimas condiciones de vida.
Desde el punto de vista socio-profesional nos encontramos con un claro predominio entre las víctimas de labradores y jornaleros seguidos de oficiales del ejército y obreros urbanos. No debe olvidarse que en su mayoría se trataba de voluntarios del Ejército Nacional; en efecto, entre los combatientes de Falange y el Requeté abundaban los campesinos pobres y no faltaban obreros. Muchos de los que nutrían los tercios y banderas eran esos “propietarios muy pobres” de los que se ha hablado alguna vez, labradores que poseían un pequeño corro de tierra y que predominaban en la mitad norte de la Península. Lejos de representar los intereses de ninguna oligarquía, la zona nacional había consolidado el apoyo de los más diversos sectores sociales aglutinados por ideas elementales pero claras y fácilmente compartidas como eran las creencias religiosas, la exigencia de orden público y la defensa de la pequeña propiedad.
Tampoco faltaron manifestaciones de la persecución religiosa, circunstancia que -al igual que la violencia- no se limitó en la retaguardia frentepopulista a los primeros meses sino que se prologó a lo largo de todo el conflicto. En Mediana fue totalmente saqueada la iglesia y ermita y se robaron los ornamentos y objetos religiosos. En Quinto, la Parroquia y ermitas fueron saqueadas y todo robado o quemado. En Codo, la Parroquia fue completamente saqueada y mutilada y todo lo perteneciente al culto, robado y quemado. En Belchite, todas las iglesias, ermitas, el Convento de Dominicas y el Seminario Menor fueron saqueados, profanados y resultaron totalmente destruidos. Las pérdidas del patrimonio histórico artístico por destrucción o robo fueron ingentes. También cabe referirse aquí a varios sacerdotes hechos prisioneros junto a las tropas a las que asistían espiritualmente en Quinto y Belchite: Juan Ruiz Gimeno (Capellán del Regimiento Aragón nº17), fusilado en Quinto el 24 de agosto de 1937; Juan Lou Miñana (Capellán del Tercio de Almogávares), fusilado en Híjar el 3 de septiembre de 1937 y Blas Margelí Ibáñez (Capellán de la 8ª Bandera de Falange de Aragón), asesinado en Codo el 6 de septiembre de 1937. En cambio, varios sacerdotes y religiosas hechos prisioneros en Belchite fueron conservados con vida y utilizados con intereses propagandísticos para dar en la prensa una imagen distorsionada de lo que estaba ocurriendo.
Laureados
El 12 de octubre, el Generalísmo firma un decreto que determina: “En lo sucesivo llevará Belchite el título de Leal, Noble y Heroica Villa. Y, además, es ordenado que se abra expediente para la concesión a sus defensores, colectivamente, de la Cruz Laureada de San Fernando“. En la orden a que se refiere esa concesión se reconoce que “El patriotismo y valor de los paisanos de Belchite les llevó a ponerse al lado de su guarnición, rivalizando todos, incluso mujeres y heridos, en actos de heroismo”.
El requeté del Tercio de Monserrat Jaime Bofill -que se incorporó a la defensa de Belchite desde Codo- recibió la misma condecoración a título individual y por su defensa de esta segunda población el 24 y 25 de agosto recibieron la laureada colectiva las Primera y Segunda Compañías del Tercio de Requetés de Nuestra señora de Montserrat, y las 18 y 21 falanges de la Segunda Bandera de Falange de Aragón. También recibió la laureada colectiva la Segunda Compañía del Tercio de Requetés de Marco de Bello y María de Molina, por la defensa de la posición de “las eras” en Quinto del  24 al 26 de agosto de 1937.
No hubo una segunda defensa de Belchite: las purgas comunistas
Una última consecuencia de la frustración del objetivo iba a ser el recrudecimiento del control comunista. El castigo sufrido por los brigadistas internacionales fue tan enorme y la cantidad de bajas tal que, por primera vez, se nega­ron a batirse. Hubo volunta­rios que, rota toda esperanza, intentan regresar a sus respectivos países pero carecen de documentación porque Moscú les había privado de pasaportes. Togliatti crea apresurada­mente, para atajar el mal de la desmoralización, unidades disciplinarias y campamentos de “reeducación”. Comenzaron a llegar miles de policías escogidos, miembros de la policía secreta. Con la NKVD, la policía soviética, llegaron también técnicos de fortificación rusos que, en gran parte, fueron encaminados a Belchite.
A pesar de todo, la operación sobre Zaragoza había fracasado y las operaciones militares en este escenario iban a finalizar muy pronto. Como ocurrió en otros lugares, se trataba de una ofensiva planeada de manera brillante sobre el papel pero la realidad demostraba que era imposible llevarla a término por la voluntad de resistencia del contrario y las deficiencias del Ejército Popular. El denominado “contragolpe estratégico” consistía en lanzar una acción ofensiva potente con un objetivo claramente señalado sobre una zona importante del dispositivo enemigo de defensa que le obligue a abandonar la acción ofensiva emprendida en otro frente para llevar a la zona atacada fuerzas de las empeñadas en el avance. El general Rojo intentará repetir la maniobra en varias ocasiones sin conseguir, en ningún caso, que el generalísimo Franco trasladase un número de fuerzas tan relevante como para impedirle sus avances decisivos en otros frentes. Cuando, finalmente, Franco acude a la confrontación en el Ebro, el resultado será un verdadero desastre para el Ejército Popular.
Giol y Codina (del Tº de Monserrat) en las ruinas de la Iglesia de San Agustín (Belchite)
Pero antes, a finales de diciembre de 1937 y comienzos de enero de 1938 tendrán lugar los enfrentamientos centrados en la capital turolense y el 7 de marzo de 1938 el ejército de Franco iniciaba una maniobra que, en medio de una desbandada general, lograría ocupar en pocos días el resto de Aragón. El 10 de marzo, se recuperaba Belchite, el 13 Calanda y Albalate del Arzobispo; el 14, Alcañiz y el 17, el Cuerpo Marroquí y la 1ª División entraban en Caspe. A partir de ahí se simultanearon dos acciones: una, al sur del Ebro (el 1 de abril se ocupaba Gandesa ya en Tarragona) y otra, al norte del río: el 25 de marzo el Cuerpo Marroquí penetraba en Bujaraloz y el 27, Yagüe tomaba Fraga. El avance continuaría en dirección al Mediterráneo y el 15 de abril de 1938 la IV División de Navarra ocupó el pueblo costero de Vinaroz (Castellón), cortando definitivamente en dos la zona frentepopulista.
Las fortificaciones de Belchite, consideradas por el Comité Central del Partido Comunista como inexpugnables por estar construidas por ingenieros soviéticos, no resistieron al fuego de las artillerías nacionales que, como hemos dicho, ocuparon la población sin encontrar oposición el 10 de marzo. Con el fin de no disminuir el prestigio de sus técnicos y, sobre todo, para no irritar a Stalin que había aprobado los proyectos de dichas fortificaciones se atribuyó la culpa del fracaso a las tropas que, sin embargo, se batieron bien como fue lealmente reconocido por el mismo Estado Mayor de Franco.
El episodio acabó desembocando en el fusilamiento ordenado por los miembros del Politburó español de aquellos combatientes del Ejército Popular acusados injustamente de traición. Los supervivientes fueron enviados a un cuartel en las afueras de Valencia en calidad de prisioneros. El propio Líster firmó la acusación contra el comandante, oficiales y soldados del batallón que habían abandonado aquellas “inexpugnables fortificaciones”. En la reunión del Comité Central del Partido Comunista en la cual se decidió la suerte de los rendidos, Marcucci, un joven militante comunista italiano integrado en las Brigadas Internacionales, intentó en vano defender a los acusados que al día siguiente fueron fusilados. Una noche, en un hotel de Madrid, Marcucci —después de escuchar en la radio las noticias de que el Comité Central del Partido había ordenado matanzas a quienes operaban en el mercado negro en Rusia y sus satélites— habla largamente con Eudocio Ravines, muy desilusionado y angustiado sobre como había entregado su vida al sistema comunista al que se refiere como “la gran estafa” (nombre que mucho después Ravines utilizó para escribir sus memorias). Esa noche, Eudocio Ravines escucha un disparo proveniente de la habitación contigua y encuentra que su amigo se había suicidado.
Años más tarde, en 1961, “Il Secolo d´Italia” publicaba un extenso artículo firmado por Umberto Simini sobre las atrocidades cometidas por el dirigente comunista italiano Togliatti durante la guerra de España y su responsabilidad para imponer la política stalinista en España. A él deben atribuirse, en última instancia, los crímenes cometidos por los jefes comunistas españoles que actuaban bajo su control. Además de los conocidos episodios de la liquidación del POUM, de las trágicas jornadas de Barcelona y de la depuración de las Brigadas Internacionales se aludía a la responsabilidad en la masacre de los fallidos defensores de Belchite.
También el escritor Ramón J.Sender también evocaría la memoria de lo ocurrido a los implicados en la derrota de Belchite en una durísima requisitoria contra Líster publicada en el diario “ABC” (21-noviembre-1974):
“Hubo comandantes de talento como Modesto y verdaderos héroes populares como Valentín González y Cipriano Mera, pero aunque todos hemos corrido alguna vez —hasta Don Quijote en la aventura del rebuzno— nadie corrió tanto ni tan bien como Líster desde Toledo a los Pirineos. Lo malo era que para justificarse, después de cada carrera hacía fusilar a una docena de oficiales. Con esto creía seguir el ejemplo de Stalin. Yo fui jefe de Estado Mayor de la primera brigada mixta con él, entre Pinto y Valdemoro (lo que no deja de tener gracia). Menos gracia tenía que quisiera fusilar a los mejores de mis amigos oficiales cuando la culpa del fracaso de la operación era de él. Yo salvé entonces sus vidas (alguno fue fusilado por él, más tarde, en lo de Belchite)”.
El episodio fue relatado con detalle por Justo Martínez Amutio en ese mismo año en el libro titulado “Chantaje a un pueblo” y en 2007, se alude a estas purgas stalinistas en un artículo escrito por J.J. Sánchez Arévalo para quien “Independientemente de la opinión de los lectores, independientemente de los méritos de Líster como figura militar consagrada a la lucha antifascista, estos hechos deben ser también narrados e incorporarse a la tan manida y en ocasiones tan selectiva “memoria histórica”.
Un acontecimiento significativo en el frente aragonés durante el verano de 1937 había sido la presencia de las Brigadas Internacionales XI y XV entre las fuerzas atacantes. En 1967 se desarrollaría en el mismo escenario —cerca de Belchite— la operación de gran maniobra militar “Pathfinder Express” en la que intervinieron fuerzas combinadas del ejército de los Estados Unidos y del español. Treinta años antes, un batallón norteamericano (el “Abraham Lincoln”) combatía en el mismo escenario al ejército de Franco. El cambio no se había producido en la esencia del Régimen nacido del Alzamiento sino en el escenario político que, en los años de la contienda española y de la Guerra Mundial, nos presentaba a la democracia liberal en alianza con la revolución mundial comunista y al capitalismo mundial apoyado en el poderío soviético para destruir a un enemigo común. Era la dinámica en la que había desembocado la táctica promovida desde Moscú de los Frentes Populares y de la construcción del “antifascismo”, verdadera falsificación ideológica, como frente político mundial. Como afirma Jesús Fueyo:
La virtualidad de sentido de la obra de Franco se resume en dos trayectorias indiscutibles de su proceso político: nunca capituló ante el comunismo ni con sus alianzas ni derivaciones, y nunca, en lo esencial, se dejó sugestionar por el fascismo en sus efímeros resplandores, evitando así ser arrastrado en su aventura y en su liquidación histórica. Tan pronto como el mundo occidental recuperó su rumbo hacia la libertad sin la hipoteca de la revolución, lo siguió según el propio ritmo de posibilidades de la realidad española». Merece resaltarse que el discurso de Belchite se sitúa justo en el momento en que empezaba a consolidarse esa transición que era necesario asegurar frente a la vigencia internacional del peligro comunista. Y, concluye Jesús Fueyo: «finalmente, el dar cauce institucional a su difícil sucesión al frente del Estado y de sus instituciones, abrió el futuro a una normalidad en la que pudieran sintetizarse la unidad de España en la Monarquía y las libertades públicas, sobre la base de un desarrollo social y económico que hiciera viable el funcionamiento de la democracia. Como lo hayan gestionado otros, es algo que no forma parte ya de su mundo histórico.
Todo esto se dice ahora en dos palabras, pero costó sacrificios enormes y muchos años de tenaces esfuerzos que, probablemente, resultan muy difíciles de captar a las nuevas generaciones que, a pesar de las caídas de tantos muros, respiran en un magma ideológico, síntesis de liberalismo y de comunismo.
Pero desde la inmensa tragedia de odios y destrucción que el comunismo, en sus diversas formas, deja tras de sí, el sereno análisis histórico viene a dar la razón a las más hondas intuiciones de quienes vivieron aquellos acontecimientos y obliga a reconocer que los verdaderos defensores de la libertad no se encontraban, como se nos quiere hacer creer, ni en las Brigadas Internacionales ni entre los miembros de un Ejército Popular subordinado a las estrategias de Moscú sino entre las filas de quienes sostuvieron la defensa de lugares como Quinto, Codo y Belchite.

En el 75 aniversario de la gesta de Belchite

 
 
EN ESTAS TIERRAS HEROICAS
SE UNIERON PARA SIEMPRE, EN LA MUERTE,
EJÉRCITO, FALANGE, REQUETÉ
Y PUEBLO DE BELCHITE
AL SERVICIO DE DIOS,
Y POR UNA ESPAÑA, GRANDE Y LIBRE
 
 
En esta fecha inolvidable, en el Blog "Desde mi Campanario"
renovamos nuestro juramento de lealtad y servicio
a Dios y a España
 
QUE DIOS OS CONCEDA EL DESCANSO
Y A NOSOTROS NOS NIEGUE EL DESCANSO
HASTA QUE SEPAMOS RECOGER PARA ESPAÑA
LA COSECHA QUE SEMBRASTEIS CON VUESTRA MUERTE
 

domingo, 2 de septiembre de 2012

ÁNGEL DAVID MARTÍN RUBIO: Subida del IVA: ¿Qué pretende Rajoy?

Hoy, 1 de septiembre, ha comenzado a ponerse en práctica la subida del IVA decidida unilateralmente por el Partido Popular el pasado 13 de julio.

El tipo general se eleva del 18 al 21 % y el reducido del 8 al 10 %. Se mantiene en el 4 % el superreducido pero, a cambio se reduce drásticamente su aplicación. Dede ahora las entradas a cines, teatros, espectáculos deportivos, conciertos, museos… se gravan con el tipo general.
Todos los analistas coinciden en señalar el impacto muy negativo de una medida que incide sobre una economía irreversiblemente deteriorada tras años sin afrontar la crisis de manera efectiva y con la continúa aplicación de arbitrismos a cual más pintoresco (¿quién se acuerda ya de los “planes-E” de ZP o de la velocidad reducida en las autovías?)
  • El efecto más notorio será la destrucción de empleo en las más diversas formas.
  • Es previsible el cierre de pequeños comercios y negocios familiares
  • Las grandes superficies no se verán tan afectadas por el efecto directo de la medida pero sí por el descenso general del consumo.
  • En determinadas regiones los empleados, además de la precariedad, sufrirán la nueva política de la carta blanca otorgada a los empresarios para regular los horarios, receta al más puro estilo liberal.
  • La alarma se ha encendido de manera particular en el sector turístico pues es evidente que se sostiene sobre todo en las entradas procedentes del extranjero que tenderán a evitar una oferta cara y previsiblemente deteriorada (inseguridad, huelgas, descenso en la calidad de los servicios, reducción de gastos en la conservanción del patrimonio histórico-artístico…).
  • En la misma línea se mueve la hostelería en general. Resulta difícil calcular el número de locales que podrían verse abocados al cierre por la subida y mucho menos saber cuánto empleo se puede destruir, más aún cuando esto ocurre después de 50 meses consecutivos de caída de ventas.
No son mejores las perspectivas en otros sectores como la venta de vehículos y de vivienda, pero basta lo enunciado para preguntarse si el objetivo que se pretende con la medida compensa sus consecuencias negativas.

Si lo que se pretende es recaudar más dinero, la respuesta negativa es tajante. El Gobierno prevé recaudar 9.500 millones con esta medida, pero no está nada claro que lo vaya a conseguir. Gestha, el sindicato de técnicos de Hacienda, asegura que como mucho serán 7.500 millones. En la última subida en 2010, Zapatero esperaba recaudar 5.000 millones y al final ingresó 3.600 millones de euros. En la misma línea se mueve el ejemplo de Portugal que subió el IVA en 2011

Se impone pues la pregunta ¿Qué pretende Rajoy? Probablemente la respuesta hay que buscarla en una dobre dirección.

Por un lado, se pretende reforzar los ingresos de dinero en las arcas del Estado para seguir inyectando fondos en el sistema. Una vez que los partidos mayoritarios (PSOE, PP y nacionalismos parasitarios) han demostrado hasta la saciedad que no están dispuestos a implementar reformas profundas, se impone la necesidad de hacer frente al déficit público cada vez más rampante y prácticamente ingobernable dado el sistema autonómico. Cuando no se reducen de manera notable los gastos, el único camino es el recurso a esquilmar el bolsillo de los ciudadanos vía impuestos.
Pero hay un objetivo de mayor calado y no es otro que dar una vuelta de tuerca irreversible al sistema socioeconómico implantado en España desde la llamada “Transición”. Resulta prácticamente imposible que la clase media sobreviva a esta ofensiva, a esta sistemática destrucción de los últimos restos del complejo edificio de derechos laborales y sociales que apenas se mantenían en pié aquí y allá como mudos testigos de lo que fue una de las legislaciones laborales —probablemente la única de inspiración cristiana— más avanzada en su momento.

Aquella clase media que fue sinónimo de estabilidad y que prolongó su hegemonía durante las primeras décadas posteriores al cambio político se puede considerar hoy prácticamente desaparecida, debido —en primer lugar— a la temporalidad y precariedad del empleo, y después, al dramático volumen del paro con sus consecuencias humanas y morales de todo tipo. Pensemos, por poner un caso, en la dificultad de constituir nuevos núcleos familiares en estas circunstancias o en la incertidumbre a que se ven sometidos los ya existentes.

Resulta difícil perfilar en el horizonte una salida a la situación a que hemos llegado.

Aunque la izquierda mayoritaria coincide en lo sustancial con este proyecto socio-económico, no faltan en su seno sectores radicales que volverán a intentar a partir de este mes el desgaste del Gobierno desde la calle aplicando la táctica de los “indignados” y la explotación del descontento. Pero ni siquiera en el caso de que la inacción de Rajoy les permitiera la recupeación del poder, es previsible un cambio de la situación. El beneficiado de la kaleborroka izquierdista va a ser el PSOE y, de nuevo en el Gobierno, mantendría una política socioeconómica idéntica a la promovida desde el PP (Basta comparar las medidas actuales con las previamente tomadas por Zapatero).
Llegados a este punto, la casta política tendrá que poner a prueba su capacidad de supervivencia en medio de un sistema corrupto y descoyuntado que ha renunciado a cualquier posibilidad de transformación gradual. La experiencia histórica demuestra que esto es posible durante un tiempo más o menos largo pero que, a la larga, cerrar las puertas a la reforma abre paso a la revolución.

Con este panorama únicamente se apuntaría un horizonte de esperanza en la capacidad de alumbrar un movimiento de amplia base ciudadana, sin ataduras con la oligarquía político-sindical y firmemente anclado en una concepción cristiana del hombre que lleve a la búsqueda de soluciones socioeconómicas inspiradas en su vocación trascendente. Una concepción del hombre radicalmente divergente de la que sostiene la derecha liberal y la izquierda socialista, ambas coincidentes en su materialismo.

¿Será esto posible? ¿Habrá todavía españoles dispuestos a intentarlo a sabiendas de que van a tener todo y a todos en contra? Solamente el tiempo nos dará la respuesta.

Mariano Rajoy explica los efectos de la subida del IVA

7 Respuestas a Subida del IVA: ¿Qué pretende Rajoy?

  1. Insisto: es la época del testimonio y de la resistencia. Y que nadie me diga que defender un puñado de ruinas (como se hizo en el Alcázar o en Belchite) no es luchar.
    ——————————-
    Afortunada y desgraciadamente esto es lo único que se nos da bien a los españoles. Un evento épico-testimonial que levante acta del fin de una época.
  2. Coincido casi al cien por cien con el análisis y las respuestas. Pero hay un aspecto en el que discrepo y es el de la resistencia. No podemos doblegarnos y someternos a esta obra gigantesca de ingeniería social, uno de cuyos pilares no se comenta, y es la progresiva islamización que están sufriendo España y todo Occidente. Este peligro es real y enorme. Decía que no podemos someternos y no lo haremos.
    El lema de la Orden Benedictina es “ora et labora”. Es cierto que debemos rezar a Dios y confiar en la Divina Providencia, que nunca falla, pero no es menos cierto que algo habremos de hacer aquí abajo también. Debemos adoptar los católicos una actitud mucho más enérgica, beligerante y pública ante la sucesión de ataques a España y a la Cruz que venimos soportando desde que la honradez, la Fe y el espíritu de servicio en la Jefatura del Estado nos abandonaron el 20 de noviembre de 1975. Nadie más que nosotros tenemos la capacidad de revertir la situación. Hay que hablar y protestar en público, participar en foros de la izquierda declarada (PSOE, IU) y de la izquierda soterrada (PP) e infiltrarnos entre ellos, dando toda la caña necesaria. Debemos hacernos patentes en la sociedad y hacernos oír y respetar con absoluta naturalidad y contundencia. Nuestro deber y nuestra misión, en estos tiempos de ignominia y vergüenza es dar testimonio de nuestra fe y dar ejemplo. Juan Pablo II decía “no tengáis miedo” y eso mismo es lo que estamos obligados a hacer por nuestra condición de católicos.
    La Civilización está en serio peligro y sólo nosotros estamos aquí abajo para salvarla.
    • Ángel David Martín Rubio
      Estimado amigo, creo que estamos hablando de lo mismo con palabras distintas: ¿Quién dice que la resistencia no tenga que ser “enérgica, beligerante y pública”? Todo lo enérgica, beligerante y pública que queramos, pero resistencia y testimonio. Si no, al ver que nunca llega la reconquista prometida, la gente se derrumba y se retira. A la experiencia me remito ¿Cuántos han abandonado la lucha desde mucho antes de 1975? Y la mayoría no fue por pasarse al enemigo sino por ver la auto-demolición y la inutilidad práctica de años y años de esfuerzo y militancia. Es lo que ocurre cuando se está 200 años prometiendo una restauración monárquica o pasan 80 años prometiendo una revolución y nunca llega ninguna de las dos cosas. Decir que la civilización estaba en peligro era un discurso válido en los años treinta. Hoy no está en peligro: no existe la tal civilización o a lo más es un montón de ruinas. Insisto: es la época del testimonio y de la resistencia. Y que nadie me diga que defender un puñado de ruinas (como se hizo en el Alcázar o en Belchite) no es luchar.
      • Admirado Padre,
        Hace años que sigo sus aportaciones al conocimiento de la verdad, fundamentalmente, de nuestra Cruzada de Liberación. Como español le estoy profundamente agradecido.
        Estas páginas las lee mucha gente que no participa en los chats que se crean, como éste. Pretendo con mis palabras animar a todas esas personas a que se conviertan en actores y dejen de ser espectadores.
        Yo siento un profundo respeto y me siento en deuda con nuestros caídos por Dios y por España de todas las guerras en las que nuestra gran nación España estado. De ahí que pretenda, modestamente, devolver parte de aquellos sacrificios movilizando y agitando conciencias que, de momento, algo es.
        Un afectuoso saludo en Cristo.
  3. Esta maniobra tan bien organizada que busca hundir la clase media, tiene como finalidad empobrecer España, para manipular a la sociedad a su antojo, y así lograr un totalitarismo de izquierdas. Esto es lo que interpreto de su respuesta a mi comentario.
    Efectivamente tiene Vd.razón, con la Jerarquía Eclesiástica tan lejos de nuestro pensamiento que debería ser el mismo, los católicos estamos totalmente desprotegidos. De todas maneras contamos con la Divina Providencia, y es más que suficiente para continuar luchando.
    Entiendo, aunque me resisto, que estamos en una posición testimonial, pero mis firmes convicciones me indican, que no hay que abandonar nunca.
  4. Magnífico artículo Rvdo.Padre. al que me sumo incondicionalmente.
    Respondiendo a su pregunta final, decirle que haberlos haylos. El problema radica en saber como unirnos y encontrar una cabeza dirigente para organizarnos.
    Ya que Vd. lo ha expuesto tan claramente, creo que es el momento justo para empezar a trabajar en serio. Indíquenos el camino a seguir sí es Vd.tan amable.
    Un respetuoso saludo.
    • Ángel David Martín Rubio
      En la maniobra que aquí se describe hay un objetivo de gran calado que es destruir la clase media y su independencia económica, social e ideológica, único apoyo posible para una sociedad libre. Eso se consigue aumentando la población dependiente del Estado (parados, subvencionados,…) y la “proletarización” de los que tienen que cerrar sus pequeños comercios y negocios para entrar a formar en las filas de un asalariado precario e inestable. Al mismo tiempo se retrasa la edad de acceso al matrimonio y a la vivienda y empleos fijos con lo que el suicidio demografico está servido. Esta es la verdadera cara del sistema democrático que nos impusieron en 1978 y en esto coinciden PSOE. PP, IU y nacionalistas parasitarios. La pregunta es ¿hay alternativa? Sinceramente creo que es difícil, sobre todo por la autodemolición de la Iglesia, única institución que hubiera sido capaz de alentar y sostener un proceso de regeneración que va mucho más allá de cualquier resultado electoral. Hoy por hoy, siendo realistas, solamente podemos pensar en una posición de testimonio y resistencia. Esto no es pesimismo, y ser consciente de ello es imprescindible para no abandonar la lucha como les ha ocurrido a muchos que ven pasar los años, acumulamos derrota tras derrota y nunca llega la esperada y anunciada reconquista.

PUBLICADO EN:


ÁNGEL DAVID MARTÍN RUBIO: El apoyo de la Iglesia oficial al separatismo



Ya conocíamos el apoyo del Arzobispo de Barcelona o del Obispo Vives a las tesis del nacionalismo separatista catalán. Todavía recordamos con horror el homenaje promovido en 2009 por los obispos vascos a los clérigos que apoyaron la causa roja en 1936. Nos llenó en su día de indignación el aval concedido por el Obispo Iceta a la ideología nacionalista. Cuando hay bienes por medio, la cosa adquiere ribetes cómicos. Como ocurre en el caso del patrimonio artístico reclamado al Obispo de Lérida por el de Barbastro-Monzón que el primero se niega a devolver, de acuerdo con las consignas catalanistas, al tiempo que la Santa Sede mantiene a ambos prelados en sus puestos: al desobediente y al agraviado

Pero nos faltaba ver a la monja Forcades acogiendo el sábado pasado el acto central de la Marcha por la Independencia, organizada por la autodenominada Asamblea Nacional Catalana. La asilvestrada monja y reconocida teóloga es bien conocida por sus tesis a medio camino entre el delirio pintoresco y el pecado mortal que le llevan a oponerse a la vacunación contra la gripe aviar o a justificar el aborto. Es lo que algunos, con evidente escarnio del término así adjetivado, denominan Pensamiento Forcades.

No vamos dedicar una línea a explanar ante nuestros lectores el asco que nos produce esta señora. Vamos a volcar toda la indignación que el caso merece ante la cadena de mando, ante los superiores –desde el más inmediato al supremo- que le permiten pasearse con hábito religioso y abrir su boca para proferir obscenidades. Lo mismo decimos de los benedictinos de Montserrat por haber acogido en dicho lugar sagrado a la asamblea separatista. La Forcades no representa a la Iglesia pero los que le permiten adoptar su papel, apenas representan –y es mucho conceder- a las instancias oficiales de una institución compuesta por hombres.

Ya en documento suscrito por una serie de obispos con sede en diócesis ubicadas en la región catalana ((Raíces cristianas de Cataluña, de 27 de diciembre de 1985) se afirmaba  el deseo de que “queden reconocidos plenamente los derechos de nuestro pueblo a su identidad nacional, manifestada en su realidad cultural e histórica”.

Cada vez que un representante de la jerarquía oficial o sus secuaces hacen suyas las tesis del separatismo, en este caso catalán, nos vemos en la gloriosa obligación de recordar que en nuestra Patria no hay otra identidad nacional que la española. Que los españoles podrán decidir acerca de las cosas secundarias; pero acerca de la esencia misma de España no tienen nada que decidir porque  nuestra generación no es dueña absoluta de un patrimonio que ha recibido del esfuerzo de generaciones y generaciones anteriores y ha de entregar como depósito sagrado a las que le sucedan.

Y si alguien pretende lo contrario, en el caso de que aún existiera España y el Estado de Derecho bastaría con pedir que se le aplicara la Ley. Pero mientras llega esa hora —y al tiempo que apelamos una vez más a que quién tiene autoridad para hacerlo ponga coto al desmán de los eclesiásticos y monjas separatistas— tendremos que volver a recordar que la doctrina de la Iglesia no es la de estos lobos disfrazados de pastores sino la de aquellos que, como el Cardenal Gomá (catalán y por ello español) condenan al nacionalismo afirmando “que surge contra el Estado y sacude el yugo común que aunaba en la síntesis de la Patria única a varios pueblos que la Providencia y la historia redujeron a un denominador común”. (cfr. Catolicismo y Patria, VI).

Porque la doctrina católica predica a los pueblos la justicia y la caridad, también en el orden político y es la justicia y la caridad la que, “dentro de un mismo Estado, impone el respeto a vínculos derivados de los hechos y principios legítimos que forman de varios pueblos una gran Patria” (Ibid.).
Para concluir, con esperanza, que una vez silenciados quienes odian aquello que nosotros amamos, nuestra España volverá a ser: «Una, con la unidad católica, razón de toda nuestra historia; grande, con la grandeza del pensamiento y de la virtud de Cristo, que han  producido los pueblos más grandes de la historia universal; y libre “con la libertad con que nos hizo libres Cristo” porque fuera de Cristo no hay verdadera libertad» (ibid.,VII).

Denunciar esta connivencia con las tesis del nacionalismo parasitario no debería escandalizar a los fieles, todo lo contrario, el verdadero escándalo es que se permitan y alienten estos comportamientos. Conocerlos nos ayuda a consolidar nuestra fe en la divinidad de Cristo, en la Iglesia y en los que la dirigen asistidos por Dios. Para poder seguir sus enseñanzas cuando son legítimas, prescindiendo de las veces que nos hacen llegar opiniones que responden a sus defectos de hombres.

Publicado en